El debate de las pruebas COVID-19