El farmacéutico de hospital en las UCIs, actividad asistencial, docente e investigadora

El Grupo de Trabajo Farmacéuticos de Medicina Intensiva y pacientes críticos (FarMIC) de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha publicado un estudio en la revista Farmacia Hospitalaria con el objetivo de describir la situación actual del farmacéutico de hospital en las unidades de cuidados intensivos, su actividad asistencial, docente e investigadora. En la publicación se demuestra que la mayor parte de los hospitales cuenta con un solo farmacéutico a tiempo parcial en las unidades de cuidados intensivos.

FarMIC de la SEFH ha publicado un estudio para describir la situación actual del farmacéutico de hospital en las unidades de cuidados intensivos

Según, la coautora del trabajo y Coordinadora de FarMIC, la Dra. Marta Valera “la mayor parte de los hospitales encuestados cuenta con un solo farmacéutico a tiempo parcial en estas unidades. Por lo que con objeto de mejorar la calidad de la atención farmacéutica del paciente crítico sería necesario ampliar la dedicación en tiempo y personal. Además que más centros incluyan al farmacéutico en las unidades de cuidados intensivos hospitalarias”.

Por su parte, la coautora del trabajo y miembro del comité coordinador de FarMIC, la Dra. Esther Domingo, ha explicado que, “las UCIs son áreas especialmente críticas en lo referente a problemas relacionados con la medicación y a acontecimientos adversos a medicamentos. La gravedad y la inestabilidad de los pacientes, junto con el grado de complejidad de la medicación, hacen que estas unidades sean un lugar estratégico de actuación del farmacéutico de hospital”.
Dra. Domingo: “Las UCIs son áreas especialmente críticas con los problemas relacionados con la medicación y los acontecimientos adversos a medicamentos”

El farmacéutico en el ámbito hospitalario ocupa un lugar privilegiado en la transmisión de información sobre medicamentos. Esta función cobra aún mayor importancia cuando se trata de dicha transmisión al equipo asistencial que desarrolla su actividad en una UCI, donde se encuentran ante pacientes que presentan una enfermedad grave, fallo multiorgánico y múltiples comorbilidades que requieren un tratamiento farmacoterapéutico complejo como en el caso del actual COVID19.

El número de farmacéuticos implicados en unidades de cuidados intensivos es 1 en el 77,6% de los casos, atendiendo una media de 30,8 camas (5-70). La experiencia observada en la uci del farmacéutico tras la realización de la encuesta fue de 5 años de mediana (2 meses-25 años). En cuanto a la asistencia al pase de visita o cambios de guardia fue entre ‘nunca’ en un 36,2% a ‘diariamente’ en un 22,4%, mientras que el 93,1% de los encuestados reportaron dedicación a tiempo parcial en la unidad de cuidados intensivos.

Respecto a actividades desarrolladas, entre el 40-60% gestiona estupefacientes, docencia en unidad de cuidados intensivos, conciliación y seguridad; entre el 60-80% abarca nutrición clínica, protocolización, optimización de antibióticos y farmacocinética, y un 84,5% realizan seguimiento farmacoterapéutico. Un 77,6% cuenta con formación sanitaria especializada, rotando los residentes en la unidad de cuidados intensivos en un 86% de los casos.
El farmacéutico en el ámbito hospitalario ocupa un lugar privilegiado en la transmisión de información sobre medicamentos.

Este trabajo de investigación tenía como objetivo describir la situación actual del farmacéutico de hospital en las ucis, su actividad asistencial, docente e investigadora. Para llevarlo a cabo se realizó un estudio multicéntrico, prospectivo mediante encuesta difundida por la SEFH, la cual constaba de varios apartados: datos personales y del hospital; características del hospital; implicación del farmacéutico en la unidad de cuidados intensivos y docencia.